1. Managing Director
    Para ingresar a Chile, tienes que presentar tu documentación de identificación como cédula de identidad o pasaporte. Y dependiendo de tu país de origen, tu visa estampada. Los ciudadanos sudamericanos, de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Australia no necesitan visado como turista. Sin embargo, algunos países deben pagar una tasa en efectivo (impuesto de reciprocidad) al llegar al aeropuerto de Chile.
  2. Managing Director
    En Chile existen lugares donde no se han registrado precipitaciones hace decenas de años, mientras en otras zonas la lluvia resalta el verde de los bosques milenarios. Una diversidad que encanta y que sorprende a sus visitantes. Porque como consecuencia de su geografía, Chile tiene casi todos los climas del planeta y las cuatro estaciones del año bien diferenciadas. La época más cálida es entre octubre y abril y la temporada con menores temperaturas se extiende entre mayo y septiembre.
  3. Managing Director
    Si vienes a Chile debes tomar en cuenta algunos datos que te ayudarán a vivir una experiencia segura y placentera: Al recorrer el país, al igual que en las grandes ciudades del mundo, debes estar atento con tus bolsos y maletas para evitar los pequeños hurtos y vivir de forma segura tu experiencia en Chile. Lleva copias de documentos importantes, como tu pasaporte. Evita caminar solo durante la noche por lugares periféricos. No portes objetos de valor que llamen mucho la atención, en la vía pública. Lleva siempre contigo un mapa y la dirección del lugar donde te hospedas.
  4. Managing Director
    El país más largo y delgado del mundo se extiende entre la Cordillera de los Andes y el Océano Pacífico. Además de compartir fronteras con Argentina, Perú y Bolivia, Chile también posee territorio en la Polinesia y la Antártica, transformándose en una nación tricontinental. Desde el altiplano hasta los inexplorados territorios australes del fin del mundo, Chile te invita a vivir aventuras en medio del desierto más árido del mundo, del único bosque templado lluvioso de Sudamérica, frente a glaciares milenarios que esperan ser descubiertos o bajo la atenta mirada de la imponente Cordillera de los Andes en medio del movimiento de modernas ciudades como su capital, Santiago.